Seguramente hayáis oído este término hasta la saciedad últimamente, todos lo usamos para referirnos a moda, decoración, bodas… y más o menos tenemos claro el concepto en nuestras mentes…pero ¿sabemos realmente qué significa? ¿qué diríamos si nos pidieran su definición?

Pues bien, “vintage” es una palabra de origen inglés, procedente a su vez de latín (‘vindemia’), de la que, entre varias acepciones, encontramos su uso como adjetivo para referirnos a algo añejo o excelente. En la antigüedad, las bodegas usaban el término para nombrar a los vinos que producían con sus mejores cosechas y que eran añejados.

Con el paso del tiempo, ese término se ha extendido más allá del mundo del vino para relacionarse con otros productos, especialmente de la moda y del diseño. Aplicado a la moda, lo vintage se refiere a todo aquello que encontremos en nuestro armario de aspecto retro y que tiene como mínimo, como mínimo…entre 10 y 20 años. Las claves de esta tendencia son la calidad, el estilo y ese valor añadido que otorga el paso del tiempo a las cosas…

Reminiscencias del pasado, lo antiguo se pone de moda…entonces ¿por qué no organizar una boda vintage? Si navegáis por Internet encontraréis numerosas fotos de bodas que recuerdan a tiempos pasados. Vestidos inspirados en los locos años 20, las joyas de nuestras abuelas se ponen de moda y las novias usan complementos llenos de ese aire sofisticado que te traslada a otra época. Las vajillas, la decoración, la cristalería e incluso los regalos para los invitados, todo se inunda de ese aire vintage que hace pensar que cualquier tiempo pasado fue mejor.

En bodaplanning sentimos debilidad por las bodas vintage, pero vintage hasta el útlimo detalle!!!Por eso G. se ha pasado por la 2ª Feria Vintage de Madrid para poder mostrarnos qué es tendencia en esta moda de estar pasado de moda. ¡Mañana os lo enseñaremos todo!

G. y J.

Anuncios