Etiquetas

,

Lo confieso, me encantan las películas ñoñas. Cuanto más, mejor.

Chico conoce chica chocando en una esquina, comprando el pan o atrapados en un ascensor (¿Se conoce así la gente en la vida real?) y a partir de ese instante, una bonita historia de amor te atrapa de tal manera que parece que fuera la tuya propia.

Diré más, me gustan los momentos ñoños en la vida en general. Hoy quiero reivindicar esos instantes con grandes dosis de azúcar que tanta falta nos hacen algunas veces y que sientan tan bien.

Foto: Emily Steffen

Las bodas, como es normal, están llenas de momentos así pero hay dos que me gustan especialmente y que creo que deberían recoger todos los álbumes de fotos.
Uno es la cara del novio cuando ve aparecer al fondo a su futura esposa, caminando nerviosa hacia él. El segundo, las miradas de los novios en el momento de la ceremonia, uno junto al otro.

Foto: Casadísimos (www.casadisimos.com)

En mi opinión, todos los fotógrafos deberían retratar esas instantáneas. Robados de miradas embelesadas que dicen más que cualquier posado y que, en definitiva, reflejan la verdadera esencia de una boda, ¿No creéis?

Juzgad vosotras mismas…






Fotos: www.casadisimos.com

¿No os parecen las mejores fotos para guardar entre vuestros recuerdos? Os animo a que optéis por un reportaje con fotos espontáneas que reflejen de verdad la esencia de vuestros sentimientos.

Os deseo un feliz y dulce fin de semana!

J.

Anuncios