Hoy os propongo un dulce detalle para que vuestros invitados degusten exquisitos cupcakes pero presentados de una manera muy distinta, en un tarro de cristal…

Me parece una forma diferente y muy bonita de presentar este dulce ya que, además, de satisfacer los golosos paladares de vuestros amigos y familiares, podéis personalizar los tarros con diferentes mensajes, dibujos, agradecimientos…


Si vuestra boda tiene un color protagonista el cupcake puede ser de ese color, será el detalle perfecto…

¿Otra ventaja? Muy manejables y cómodos para comer. El frasco y la cucharilla evitarán muchas manchas poco deseadas.

En mi opinión, es una de esas sorpresas que siempre agradeces tras unas horas de baile para reponer fuerzas!

Además, podéis animaros a hacerlos vosotros mismos!!!

¿Os gusta esta idea?

J.

Anuncios